viernes, octubre 31, 2014

Foto en blanco y negro (Gabriela Wiener)

la niña que será mi madre
coge un rifle
y me apunta con cierta sonrisa

si esa niña fuera mi amiga
le pediría su arma de fuego
y ambas dispararíamos al aire
para alejar a los curiosos

del cielo caería un ganso dorado

conociendo a mi madre
lo llevaríamos en una camilla de guerra
corriendo sobre la hierba
de los panteones
poblados de involuntarias flores
y trataríamos de convencerlo de que está vivo

esto no se ve en la foto
pero hay un momento en que yo
le arranco un ala
la empuño corriendo en dirección del viento
y le muestro a mi madre
por primera vez
(algo que piensa que ella me enseñó a mí)
la equívoca intersección del vuelo y de la pérdida



(de Ejercicios para el endurecimiento del espíritu, La Bella Varsovia, 2014)

Etiquetas:


sábado, octubre 25, 2014

Un poema de Ada Salas

Ahora sé que sólo
una forma del miedo
es la esperanza.

Una forma
del miedo.

Es ancha sin embargo
y nos cobija.

Y no quema su sombra.


(de Lugar de la derrota, Hiperión, 2003)

Etiquetas:


jueves, octubre 09, 2014

Unica Zürn se entretiene con muñecas y trapos (Luis Miguel Rabanal)





¡Es paralítico! ¡Qué suerte!
U.Z.

Las poetas fingen ser execrables
cuando sangra la noche, se secan los muslos
con toallas prácticamente mojadas
y hacen el amor canciones de Dylan o cuerpos
enfrascados en escoria y escrúpulos.

Las poetas se encaraman a armarios solemnes
esos días de grima o se asoman al balcón
como niñas absurdas y cierran sus ojos
desde otros ojos cansinos sin apenas saborear
alegres la sidra del tiempo.
Las poetas han dejado para mañana sus cabases
pintados y los chalecos de punto.

Las poetas gritan de goce al sonar la hora
igual que gritan los chicos de clase de griego.

Las poetas se ofuscan en bazares umbríos
donde cambian diarios por brotes de soja
interminable, llevan en sus bolsos el azúcar
diverso de los desencuentros y sacan conclusiones
de la vida como si la vida ya no estuviese.

Las poetas se suicidan de pie como heroínas
de musgo.


(de Tres inhalaciones, Amargord Ediciones, 2014)

Etiquetas:


martes, septiembre 02, 2014

Un poema de Miguel Rojo

Las travesuras de cuando niños
los amigos dejados
los polvos esparcidos en voz alta
tal que caliente aire desértico.
Las juergas
las risas y las faldas levantadas
las maldades
y las heridas que sin querer
-o queriéndolo- fuimos dejando
como ampollas
en los tiernos corazones de los que nos amaron
pasan factura ahora:
la avariciosa justicia divina
quiere en esta vida cobrárnoslo por si acaso
no hay otra donde pedírnoslo.


(El poema pertenece al libro "Bilbao, estación terminal", y está originariamente escrito en asturiano; la traducción que aquí aparece es la realizada por José Luis Piquero para su antología "Territorios").

Etiquetas:


lunes, julio 28, 2014

Siempre llega (Marta Sanz)

Siempre llega
un segundo en la vida
en que uno deja
de sentirse invulnerable.

Se tuercen
las rayas de la mano.

La memoria,
los aires felices,
los gestos de ternura,
la sal y la playa,
no representan ya
ningún consuelo.

No son de carne.


(de Vintage, Bartleby Editores, 2013)

Etiquetas:


miércoles, julio 23, 2014

DavidLeo García habla de "Herido mármol"


Pese al huracán que atraviesa el panorama editorial español, que ha producido una debacle incluso en los sellos más sólidos, están encontrando su sitio numerosos nombres pequeños (que, si bien no gozan de muchos recursos económicos, derrochan entusiasmo por el trabajo bien hecho). Es el caso de Suburbia Ediciones, editorial gijonesa adicta al riesgo y especialista en títulos en asturiano. Y también en óperas primas, como es el caso de “Herido mármol”, de Ernesto Frattarola; un poeta que, si bien permanecía inédito hasta el momento, acarreaba ya décadas de escritura y lectura a sus espaldas. Y se nota, porque pocos primeros libros gozarán como éste de una amplitud de miras tal que alcance a reunir lo celestial y lo mundano, la desesperación y la indolencia, la plenitud de ser con la zozobra de saber que todo termina. Y, sobre todo, la profundidad y la superficie. De hecho, dice ser un poemario sobre la piel, y ya dijo Paul Valéry que “no hay nada más profundo que la piel”. Frattarola apunta en la misma dirección: “Mi madre jura que nací desnudo”. Así que ya saben: en la librería Muga, y acompañado por Ana Gorría (otra poeta todoterreno, sin ampulosidades ni disfraces retóricos), podrán darse la oportunidad de conocer a nada menos que todo un hombre.


(Reseña publicada en Le Cool Madrid para informar de la publicación de "Herido mármol" en Madrid, el 24 de julio de 2014. Aquí, el enlace: http://madrid.lecool.com/event/herido-marmol/).

Etiquetas: ,


sábado, julio 19, 2014

Me acuerdo de un roquedal (Jesús Aguado)

Pregúntale a la roca qué es la roca.
Su quietud te responde, su silencio,
su grávido sentirse parte entera
del mundo o gravedad que la sostiene.

La roca te responde y al hacerlo
te borra de ti mismo y te hace roca.

Pregúntale quién eres a la roca.

Lo sabe más que tú, lo sabe antes que tú:
lo sabe desde el Centro de la Tierra.

Escúchala en silencio, sin moverte.

Hasta sentirte tú la parte entera
del centro o gravedad que te sostiene.

Pregunta al roquedal cuál es tu sitio,
tu lugar para siempre y desde siempre.

Lo sabe sin saberlo, eso lo sabes
sin saberlo también, doble ignorancia
que el roquedal acepta como prueba
de que tienes un sitio entre sus rocas.

Y si tienes un sitio entre las rocas,
si te acogen las rocas como roca,
merece esa quietud y ese silencio
y no preguntes más y sé feliz.


(inédito, aparece en el nº 365 de la revista Quimera, abril-2014)

Etiquetas:


This page is powered by Blogger. Isn't yours?